+34 93 231 99 57 / +34 91 355 19 70 info@fundacionexit.org

Día a día

¿Cuál es la finalidad última de la educación?

Nos enfrentamos a una sociedad en permanente cambio, donde nada es como antes. Nuevas situaciones, entornos cambiantes, mercados cambiantes. Empleo, desempleo, sociedad, educación, … ¿Cuáles son los retos del sistema educativo en la preparación del ciudadano y trabajador del siglo XXI?

Autor: Gabriel Deler

El sistema educativo está anticuado, es para flipar. Son necesarios nuevos métodos educativos, motivadores, creativos. Donde no te hagan memorizar hojas y hojas, pues es mejor comprender las cosas. Finalizas la etapa obligatoria y no tienes ni idea de qué estudiar, o de si es mejor trabajar. No te enseñan las salidas laborales. En clase no te explican cómo funciona la sociedad, ni el mundo del trabajo, ni a ser trabajador, ni empresario, a cómo moverte el día de mañana. No te enseñan a hablar en grupo, a expresarte bien, ni siquiera en nuestro idioma. Ni a conocerte, ni a tener confianza en tí mismo, en cuáles son tus cualidades personales y profesionales, …

Son palabras de Esther, Pablo, Juanca y Cristian, cuando les pregunto qué mejorarían del sistema educativo. Ellos tienen entre 17 y 24 años, y han finalizado su etapa educativa; de momento, dicen. Actualmente 3 de ellos trabajan.

Quizás me equivoque, pero me temo que algunas de estas respuestas acerca del sistema educativo ya lo eran hace 10, 15 años.

¿Nos encontramos en el mismo punto? ¿Hemos avanzado? ¿Prepara el sistema educativo para el futuro? ¿Para ser ciudadanos competentes? ¿Empleados  felices? ¿Empresarios de “éxito”?¿Cómo mejorar la transición entre la educación y el mundo laboral?

Esther, Pablo, Juanca y Cristian, tienen que saber que en un futuro aún lejano no se jubilarán en la empresa donde empiecen a trabajar, ni posiblemente en la profesión que comiencen su andadura laboral.

Y que su andadura posiblemente se verá truncada en numerosas ocasiones, debido a la temporalidad de sus contratos y a la fluctuación de los mercados.

 

Y que tendrán que estar en modo formación y reciclaje permanente para compensar la distancia entre lo aprendido en el sistema educativo y lo exigido en el mundo del trabajo, para salvar el extenso trecho existente entre la escuela y la empresa, entre la teoría y la práctica.

Y tendrán que hacerlo dando lo mejor de ellos mismos, y adaptarse en cada momento a las exigencias de la sociedad y del mercado. Y llegará un día en que querrán conciliar la vida familiar con la laboral.

Y…

Son los empleados del siglo XXI: capacidades específicas + habilidades y competencias.

Trabajo en equipo, liderazgo, gestión del tiempo, del estrés, resiliencia, creatividad, competencias digitales, toma de decisiones, emprendimiento, comunicación,…

Sí, uno de los retos más importantes del sistema educativo es alinear los objetivos educativos con la sociedad actual y atender a las demandas cambiantes de la sociedad y del mercado de trabajo y, para ello, hay que revisar, mejorar y ampliar los vínculos entre el sistema educativo y el entorno, la tribu, entre el sistema educativo y las necesidades empresariales.

Un sistema educativo que te prepare no sólo para el trabajo, sino para la vida. También para la vida.

Porque, ¿cuál es la finalidad última de la educación?

Como dice mi estimada Roser Batlle,

la finalidad de la educación es formar ciudadanos competentes, capaces de transformar el mundo

Y felices, añado yo.

Y si no, ¿para qué sirve la educación?

1 Response

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies