+34 93 231 99 57 / +34 91 355 19 70 info@fundacionexit.org

Día a día

Mi primer proceso de selección

Todo empezó con el siguiente mensaje de WhatsApp: Necesitan gente para realizar unas prácticas en los restaurantes Vips.

Autora: Nathaly León. Joven participante en la Formación a Medida.

Todo empezó con el siguiente mensaje de WhatsApp: Necesitan gente para realizar unas prácticas en los restaurantes Vips.

Estaba en búsqueda activa de empleo y, al recibir el mensaje, no me lo pensé dos veces. Así que pedí más información y conocí a la Fundación Exit y a Raquel quien finalmente sería mi tutora en la formación.

Recibí una llamada. Era  Raquel convocándome a una preselección. Por una parte me sentía contenta, pero por otra, también estaba muy nerviosa:  nunca había participado en un proceso de selección. No sabía lo qué me iba a encontrar, ni cómo iba a reaccionar, tenía miedo por si los nervios me traicionaran.

Finalmente llegó el gran día. La preselección constaba de tres partes: una presentación, una prueba escrita y una dinámica de grupo.

Nos presentaron la Fundación Exit y nos explicaron la formación que recibirían los seleccionados. Tras esto, todos nos presentamos y nos preguntaron cosas del tipo: ¿qué te gusta hacer? ¿A qué te dedicas? ¿Qué metas te has propuesto cumplir? ¿Qué áreas tienes que mejorar? ¿En qué destacas?… Me tomé mi tiempo para pensarlo y creo que lo defendí bastante bien.

La prueba escrita era un caso práctico en el que teníamos que dar respuesta a diferentes situaciones que pueden surgir cuando estás trabajando de cara al público. Se trataba de resolverlas de la mejor manera posible. En ese momento yo estaba más tranquila, así es que decidí que la mejor de forma de solucionar este ejercicio era empezar a ordenar los diferentes puntos. Tenía claro que lo más importante era dar una buena atención a los clientes.

Llegó la última parte del proceso. Comenzamos a realizar la dinámica grupal. Consistía en observar una mesa puesta durante dos minutos y luego volverla a montar igual. Todos los participantes se apresuraban en poner la mesa de la misma manera pero yo pensé que lo que realmente estaban observando no era tanto el cómo montar la mesa, sino el ver si nos ayudáramos los unos a los otros. Fue curioso, porque al final me lo estaba pasando bien y me olvidé de que estaba participando en proceso de selección, lo que hizo que me relajara y me mostrase tal y como soy. Me fui a casa esperando la llamada que me confirmara que había sido preseleccionada…

No recuerdo cuánto tiempo pasó pero no fue mucho. Me dijeron que era una de las personas que pasarían a la siguiente selección que realizarían los responsables de RRHH en Grupo Vips.

Estaba muy contenta ya que, paso o a paso, estaba consiguiendo mi objetivo.

Me preparé mentalmente para ese día sabiendo que sería una de las fases definitivas. Sentí muchos nervios, más que en la otra selección, tanto que éstos en algún momento me jugaron una mala pasada.  Este día no nos hicieron presentarnos, nos hicieron preguntas sobre Grupo Vips, las diferentes marcas que lo componen, etc. Yo supe responder a alguna de estas preguntas ya que Raquel nos comentó, el día de la preselección, que era importante mirar e informarse en las páginas webs antes de ir a una entrevista de trabajo. Tras esto, realizamos una dinámica grupal. Teníamos que trabajar en grupo, ponernos de acuerdo, consensuar y después salir a exponerlo.

Cuando salí me estaba satisfecha e incluso tenía más ilusión en ser seleccionada. Parecía una formación interesante y además tendría la oportunidad de conocer gente nueva.

Después de haber pasado por las dos fases ya sólo quedaba esperar una última llamada. Recibí muy buenas noticias, había sido seleccionada.

No voy a negar que al pasar un par de semanas me surgieron ciertos problemas y por un mísero instante me pasó por la mente abandonar y tirar la toalla. Pero pensé y me dije a mi misma que todo lo que  había logrado hasta entonces no iba a tirarlo por la borda y que lo estaba consiguiendo. ¡No podía abandonarlo!

Actualmente,  tras haber pasado por estos  procesos de selección y haber realizado las prácticas, me encuentro trabajando en un restaurante Vips. Cuando echo la vista atrás  y pienso en los procesos de selección y recuerdo los fallos y los aciertos que tuve. He aprendido  que gracias a esta experiencia me será más fácil realizar un proceso de selección o una dinámica en un futuro.

Desde aquí quería dar las gracias a todo el equipo de Fundación Exit por haberme dado la oportunidad de ganar en experiencia, no sólo a través de la formación y las prácticas, sino también a superar entrevistas de trabajo sin miedo y con seguridad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies