+34 93 231 99 57 / +34 91 355 19 70 info@fundacionexit.org

Día a día

Seamos capitanes de nuestro destino

 

Entrevista a Iván y Sara.

Iván, Sara, ¿Cómo veis la experiencia? ¿Qué habéis aprendido?

Iván: Tener un poquito más de confianza en mí mismo. Se lo he dicho muchas veces a Sara, para mí es otro punto de vista, otra puerta, una oportunidad.

¿Eso es lo que más te ha gustado? ¿Qué has descubierto otras cosas de ti? ¿Las has puesto en valor?

Iván: Sí. Este proyecto me ha ayudado mucho. Es algo por lo que tendrían que pasar todos los jóvenes, ¡pero todos!

¿Te sientes cambiado? ¿Tú ves que algo ha cambiado en tu forma de ser, en tu forma de ver las cosas?

Iván: No, en mi forma de ser no.

¿Y en tu forma de valorarte?

Iván: Eso sí.

Sara, a ti, ¿Qué es lo que te ha supuesto el proyecto? ¿Algún cambio?

Sara: Sí, claro, por supuesto. Tener la oportunidad de vivir esta experiencia, te sirve para darles tu visión de lo que ellos reflejan. Se trata de ser un poco un espejo. Cuando ellos hablan de sí mismos y tú de repente dices – pues mira yo no te veo así, yo te veo así – se sorprenden. La verdad es que es muy bonito ver cómo, realmente sin tener tampoco grandes conocimientos, afrontas el proyecto con un poco de miedo de decir, ¡qué responsabilidad! ¿Tendré yo esta capacidad de poder gestionar así a un chaval que realmente no conozco apenas? Y sin embargo, ¡qué va! ¡Es muy fácil! Y muy bonito.

Iván, ¿Esperabas que tu Coach fuese como ha sido Sara?

Iván: Sí, lo esperaba. Me daba un poco de miedo que yo no estuviera a la altura, porque es complicado. Que yo no me abriera.

Y el mundo de la empresa, ¿qué te ha parecido? ¿Cómo has estado en Idiso?

Iván: Lo poco que he conocido, no tenía ni idea de ello. Pero sí, muy bien, fascinante.

¿Te ha roto los esquemas de lo que pensabas que era trabajar en una empresa?

Iván: Sí. Por ejemplo, yo tenía otro punto de vista del marketing. Me ha gustado.

Sara, ¿Tú cómo le has visto moviéndose por la empresa?¿Le has notado muy perdido, a lo mejor?

Sara: No, para nada. Si partimos de la base de que las máximas de respeto o de compromiso para cualquier persona, tanto en la vida como en lo profesional, las ha cumplido todas: educación, puntualidad y cumplir con lo que se le pedía.  Para mí, si ya se ha llevado eso, independientemente del detalle, de la función que pueda tener cada departamento en una empresa, eso es una base fundamental para cualquier empleado. Es decir, puntualidad, compromiso, respeto, responsabilidad, y tiene una base fantástica. Y para mí creo que ese era el gran reto. Si esa base estaba allí, si se podía sacar… Pero estaba allí. Luego tuvimos una anécdota buenísima y es que una persona que trabaja en la empresa es del mismo pueblo de Rusia donde nació Iván. ¡Con lo grande que es Rusia! Además es que nos encontramos en el ascensor un día y le digo: mira, Denis también es ruso. Y le dice Iván: ah sí, ¿de dónde eres? Le dice Denis el nombre del pueblo, y digo: ¡no me puedo creer que se del mismo pueblo! Una cosa espectacular, ¡mágica! Y a partir de allí, muy bien. Se ha desenvuelto muy bien, ha aprendido un montón. Además, la parte de Recursos Humanos además le dio muy buenas ideas. En seguida se puso a hacer su currículum y, bueno, pues yo creo que se ha llevado una experiencia enriquecedora. Tanto como yo, o quizá yo más. No te lo sabría decir. Yo le he visto moverse muy bien, con mucha soltura y con esas bases que necesitas para moverte en cualquier terreno de la vida.

 Ya puede ser la empresa, como puede ser el profesional, el deporte (¡que le encanta!)… Con las bases que tiene, conseguirá lo que se proponga.

Habéis participado tres voluntarios de la empresa. ¿Piensas que a lo mejor puede tener un impacto en la empresa el participar en estas actividades, en proyectos con jóvenes?

Sara: Totalmente. Sin lugar a dudas, porque la realidad de la empresa a veces es tan focalizada en los objetivos de negocio, sobre todo cuando no estás en una empresa pública sino en una empresa privada, que tiene unos objetivos de negocio que mantener a flote. Y creo que el día a día te come. Esa visión constante de decir “tenemos que llegar allí”, y a veces es bueno pararse y ver que hay otras cuestiones que rodean a tu mundo y en las que tú también puedes participar. Yo creo que te hacen crecer como directivo, porque a nivel de gestión a veces tienes que parar y decir: aquí toca mirar desde otro punto de vista. Creo que aporta valor. Los directivos que hemos participado, poder conversar en estas charlas, el ver que nos hemos enfrentados a retos, alguno de mis compañeros digamos que tenían más dificultad porque obviamente no todos los participantes tienen el mismo nivel de evolución. Algunos van más despacio, antes lo comentábamos. Pero creo que en definitiva es una experiencia muy positiva.

No os voy a preguntar si recomendaríais la experiencia…

Sara: Es obvio, ¿no, Iván?

Sara me envió los objetivos que habéis marcado. Para ti, Iván, ¿Cuál sería el principal objetivo que te has marcado después de esta edición del proyecto? ¿A cuál le das más importancia?

Iván: Yo diría que todos. Tarde o temprano llegaré a alcanzarlos.

¿Y tenéis fecha para el próximo contacto?

Sara: Sí. Tenemos ya fechas marcadas. Él próximo encuentro será en junio cuando acabe los exámenes. Le voy a estar “aporreando”. Le he dicho: me vas a tener allí como una lapa. Hombre, su objetivo es conseguir el certificado de la ESO y para eso le queda un curso. Pero el primer paso es que apruebe éste. Yo estoy convencida de que lo va a conseguir, y en junio le voy a “aporrear” el teléfono para ver qué tal las notas.

Por último… ¿Cómo defines el proyecto en una palabra?

Sara: Maravilloso.

Iván: Una oportunidad.

Espero que os llevéis algo de este proyecto. Iván, has visto que cuando tú pones de tu parte, puedes conseguir lo que tú quieras. Puedes tener mejor o peor suerte, depende de las cartas que te toquen en la vida. Te pueden tocar malas pero si sabes jugarlas sacarás una mejor. Y que con ese esfuerzo, dedicación y ganas estoy seguro de que siempre vas a encontrar una persona como Sara que te va a ayudar.

Iván: Una pena que no hay muchas personas como ella.

Sara Sí, sí que hay más. La verdad es que yo, por resumir, lo que sí me gustaría decirle a Iván es que él es el protagonista de su propia historia y que él puede hacer lo que él quiera con su historia. Si deja que los demás la elijan, pues obviamente será una historia escrita por los demás, pero que él tiene suficiente poder para escribirla él mismo y hacerse protagonista, atreverse a soñar y conseguir lo que se proponga.

Iván: Yo soy fan de Nelson Mandela. Vi la película y se me quedó una frase: “Seamos capitanes de nuestro destino”.

Sara: ¡Muchas gracias, José María.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies