+34 93 231 99 57 / +34 91 355 19 70 info@fundacionexit.org

Día a día

Tasas de abandono escolar ¿qué podemos hacer?

La elevada tasa de abandono escolar (19%) es un tema preocupante en nuestro país. Muchos de nuestros jóvenes no concluyen sus estudios debido a diferentes factores. Las consecuencias son visibles a corto plazo y si no actuamos, más adelante afectará directamente a su acceso al mercado laboral.

Autora: Lucía Castro, técnica del Proyecto #eDuoExit

En la actualidad la visión que tenemos en general de la FP es más positiva que hace unos años. En estos días se cumple el 5º aniversario de la aprobación del Real Decreto 1529/2012 que estableció las bases de la FP Dual. Su puesta en marcha supuso otra manera de adquirir las competencias técnicas necesarias. Pero ¿en qué consiste exactamente?

Esta modalidad, en algunas Comunidades, comparte con su antecesor, el Grado ordinario (con el que actualmente convive), un primer año desarrollado en el instituto. La diferencia surge en el segundo año.

Durante éste, se intenta acercar el mundo “real” a los estudiantes realizando un año formativo en la empresa, frente a los 3 meses de los Grados ordinarios. De esta forma, se combate entre otros aspectos, el tan temido “no tengo experiencia”. Durante este segundo año, los jóvenes son evaluados a lo largo de su experiencia de aprendizaje en la empresa.

Cobra ahora mayor relevancia el papel del tutor de empresa, encargado de formar a los alumnos durante este año y guiarles en esta primera experiencia.  El alumno tiene la oportunidad de descubrir cómo se aplican en el mundo real los conocimientos que ha aprendido en el instituto, además de poder experimentar durante un año las rutinas de trabajo.

Sin embargo, es en el primer año donde se siguen presentando las mayores tasas de abandono. Pero ¿qué podemos hacer? ¿cómo podemos “enganchar” a estos jóvenes? Parece obvio que hay que actuar de forma urgente durante el año inicial.

Dependiendo de la especialidad, podemos encontrar Grados Medios dónde es difícil cubrir las plazas frente a Grados Medios masificados. En este último caso, hace que no sea viable, por parte del tutor del instituto, realizar seguimientos profundos de cada uno de los alumnos. Como indicábamos al inicio, son muchos los factores que pueden llegar a convertirse en desencadenantes de este abandono: las dificultades de aprendizaje, la falta de hábitos de estudio, la situación familiar o la desmotivación, entre otros. Por tanto, debemos tener en cuenta esa diversidad e idear una formación acorde a sus necesidades y alineada con las necesidades de las empresas.

En paralelo, debemos conseguir que los alumnos se ilusionen con su formación y tomen las riendas de su propio aprendizaje. Ya sea dando un giro a la forma tradicional de estudio o incluyendo nuevas actividades motivadoras para el alumnado. En este sentido,  nuestra experiencia nos muestra que acercar el mundo de la empresa a nuestros alumnos funciona. Está demostrado que la motivación crece exponencialmente cuando identifican clases o seminarios orientados a la “vida real” dentro de una empresa. ¿Por qué no aprovechamos esta fuente de motivación?

Sin duda, una de las armas para luchar contra la tasa de abandono es conseguir transmitir a los alumnos la ilusión y la motivación hacia la profesión que han elegido. Acerquémosles, desde el inicio, de la mano de profesionales del sector, del equipo docente y de metodologías innovadoras, cómo es la profesión, qué salidas ofrece…. y, de esta forma, lo demás vendrá solo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies